lunes, 20 de marzo de 2017

Los Magníficos





De Magníficas, sus fotos y las nuevas top se hablará por mucho tiempo. De Los Magníficos, la exitosa serie televisiva de los años 80 del siglo XX, cada vez menos porque aquí la ficción tampoco logra superar a la realidad.
Para los más jóvenes, recordar que esta serie trata de cuatro milicos, que son muchos tipos, presos por delitos que no cometieron y que luego, convertidos en fugitivos, se ganan la vida honradamente como mercenarios, haciendo estallar todo a su paso, más o menos como se sigue apologizando en las telenovelas de hoy, donde ser narco es mucha cosa.
Estos incomprendidos luchadores, como opositores que copan titulares últimamente, son capaces de ejecutar cualquier misión, o casi, porque por ejemplo intervenir en el negocio carnavalero, ni Mandrake lo haría.  Doblegan al ejército más poderoso del mundo, pero es improbable que tengan éxito frente a los transportistas agremiados que se pondrán como fieras cuando les empiecen a cobrar sus fotomultas.
Por muy magníficos que sean, quedan en nada en Chapare, o serían ridiculizados en combates cuerpo a cuerpo con los valerosos Ponchos Rojos degolladores de perros. Las joyas de oro que usaba Míster T y supuestamente pesaban casi 20 kilos no soportarían una comparación con las alhajas de cualquiera de las ex novias del entorno palaciego. Por eso y algo más la serie quedó desfasada y así las Magníficas de Pablo Manzoni les han arrebatado el calificativo para siempre.

lunes, 13 de marzo de 2017

Los más felices





Un estudio determinó que las personas más felices de Bolivia están en Beni y la noticia fue recibida por los benianos con un dejo de “¿y qué esperaban?” porque no es que la felicidad los caracteriza, sino que ellos caracterizan a la felicidad.
Quedan dudas sobre si los benianos que residen en otros departamentos mantienen su nivel de felicidad. Por ejemplo, al recién posesionado jefe de la Policía en Santa Cruz, oriundo de Beni, se le están riendo jo-jo-jo porque robaron un vehículo en el estacionamiento del comando policial y de entrada le robaron también la sonrisa, aunque él mismo especule que se puede tratar de un camarada bromista, no necesariamente coterráneo.
Estudios similares colocan a nuestro país por debajo de la media latinoamericana, aunque no hay mucha sorpresa. Hay tres variables determinantes para definir el nivel de felicidad: trabajo, familia y salud. También se considera la sensación de seguridad en la noche, la sensación de haber descansado bien, la libertad para tomar decisiones, niveles de ingresos y el apoyo de instituciones públicas, mientras contrastan los sentimientos de ira, preocupación, tristeza, depresión, estrés y dolor.
Es obvio que si la medición se realiza entre los sectores que están acostumbrados a que les hagan leyes a su gusto, como cocaleros, gremialistas y transportistas, los benianos perderían irremediablemente su título de campeones nacionales de la felicidad.
Fb 

lunes, 6 de marzo de 2017

Joven Cachetes




La franquicia para organizar el concurso que representaría el modelo de Estado que se empeñan en posicionar nuestros legisladores, sería Joven Cachetes –nada de Miss o Míster- como justo homenaje a la segura promulgación de la ley que aumenta la superficie para producir la sacrosanta hoja, porque el acullico y su procesamiento en gran escala así lo exigen.
Afortunadamente, este sacrificio de cocaleros (y de parques nacionales) para colocar al país en el sitial mundial que le corresponde es reconocido, entre otros, por creadores de videojuegos y sería una lástima que unos franceses sean los únicos beneficiados. Por ello, la franquicia tendría que ser nacional.
Aspirar al título de Joven Cachetes, aunque sean viejos, sería mucho más llamativo que convertirse en celebridad de redes sociales, con mejores homenajes y premios. Los candidatos no representarían regiones, sino actividades. El título lo disputarían reñidamente copetudos pescadores y cazadores furtivos, transportistas de vehículos de lujo y de utilitarios, serenos y trasnochadores de boliches, albañiles y estudiantes aventajados de medicina, y una gruesa representación de boleadores anónimos, en la categoría “mascaritas”.
El jurado premiaría al menos cinco finalistas, para no desentonar con los concursos comunes. Joven Cachetes, Cachete promesa, Escupitajo de distancia, Técnica del bico y Martilleo de hoja. La miopía opositora a la nueva ley no deja ver esta gran oportunidad.
Fb