lunes, 17 de julio de 2017

Una de Condorito





El anuncio de El Hocicón parece serio y por lo tanto es muy probable que se estrene Condorito, la película (por no titular cristianamente La película de Condorito) entre el 12 y el 13 de octubre, salvo razones químicas o eléctricas, como en la suspensión del concierto de Mercurio y Magneto, aunque   esté disponible antes en los puestos de películas piratas de la René Moreno o la Monseñor Rivero.
Por lo poco que se sabe, la trama es bastante inverosímil: trata nada menos que de las peripecias del plumífero para salvar a su suegra Tremebunda (alienígenas y naves espaciales son apenas detalle). Es llamativo que Condorito tenga una voz con acento neutro para el mercado latinoamericano y otro para el público chileno, asunto que los productores peruanos y dueños de los derechos del personaje tuvieron a bien considerar.
Anticipando el éxito de taquilla y de productos de mercadeo, se espera una saga de tres películas y ojalá hasta entonces la Policía Boliviana haya devuelto esa camioneta robada en Chile que usan para propaganda, antes de que inspiren historias con carabineros y Titicaco, ausentes en este primer animado.
Es que nadie querría líos justamente el 13 de octubre, que es el día del abogado en Bolivia, por el 336º aniversario de la Facultad de Derecho de la Universidad Mayor Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca y porque bastantes pleitos ya ventilan los políticos de ambos países como para sumar otro de película.
Fb 

lunes, 10 de julio de 2017

Voto de silencio





Un día como hoy, en 1925, el líder espiritual indio Meher Baba inició el voto de silencio que mantuvo hasta su muerte 44 años después.  Cuando decidió callar para siempre tenía apenas 31 años pese a que, según sus biógrafos, poseía una voz melodiosa, tocaba varios instrumentos, conocía diversas lenguas y era poeta. Qué contrariedad, diría uno, cuando hay personas que nos condenan a escucharlos ignorando sus habilidades para atormentar oídos.
Cuentan que Baba dictaba sus discursos y artículos mediante una tabla alfabética señalando las letras una a una -como cualquier mortal contemporáneo metido en su WhatsApp- hasta que usó únicamente gestos y ademanes para comunicarse con sus discípulos y con quien esté dispuesto a interpretar su expresivo lenguaje corporal.
¿Se imagina no hablar hasta morir? O mejor aún, ¿imagina el placer que nos darían ciertos personajes si se animaran a regalar a la humanidad un voto de silencio, aunque sea temporal? Alegarían que tienen derecho a expresarse, que nadie puede coartar su arte musical, que defenderán su “vocación” locutora escrita con “b” hasta las últimas consecuencias, y finalmente que no hay obligación de escucharlos, como si la posibilidad de mute estuviera disponible en el cerebro, y esa es la gran diferencia frente al escrito. Es posible apartar de la vista lo que no se desea leer, pero lamentablemente es imposible apartar del oído, por ejemplo, el reguetón que no se desea escuchar. 
Fb 

lunes, 3 de julio de 2017

Villano favorito





Podría tratarse del título honorario para un reconocido habitante en una de las zonas más populosas de Santa Cruz, pero Villano favorito es parte de la cartelera cinematográfica para las vacaciones invernales y, claro está, no faltarán maliciosos que le busquen (y encuentren) la forma de adaptar este título según conveniencia.
Críticos de cine han anticipado que en la última versión de esta saga apenas se muestra a los minions, esas criaturitas amarillas aparentemente inspiradas en los tanques de gas vehicular tan populares en motorizados de lujo en la ciudad y eso es una gran injusticia porque estos personajes incomprensibles -no los que ostentan camionetangas con tubos- sino los muñequitos que hablan como locutores de radio pop, son los que le han dado renombre y ganancias extra a la serie.
O sea, los villanos están de moda. Quizá por eso uno reconocido como “chutero”, cariñoso apelativo para contrabandista, recibe un reconocimiento como héroe y mártir en vida, o coincidentemente cuando se anuncia el retorno de Los Picapiedras a la televisión abierta, salta a la escena un cavernícola con huevos de sobra, porque solía lanzarlos en el aeropuerto.
Como van las cosas, ojalá la hermosa actriz de la saga Rápidos y furiosos termine como villana favorita antes de alejarse convencida de que las mujeres tienen poca importancia en la película y después no habría que sorprenderse si le empiezan a buscar comparaciones.
Fb